ELPESKADOR

Los mejores sitios para pescar de Almería

Sin irnos muy lejos de Almería, nos encontramos con Mojácar.
Mojácar tiene una extensión de 17 kilómetros de playa, abarca desde Marina de la Torre, que limita con Garrucha, hacia la Rambla de la Granatilla, establecida al sur de Mojácar en la pequeña zona de Sopalmo. Las costas de Mojácar establecidas en el interior del casco urbano tienen grava fina, piadosos caminos y están dotadas de todos los servicios precisos, siendo ideales para familias y viajeros. A lo largo del paseo marítimo de Mojácar se encuentra la mejor lista de costas, destacando al final del bulevar, la Playa Cueva del Lobo con una distancia de 1.750 metros y la Playa del Cantal de 2.800 metros las dos de arenilla fina y de fácil acceso.

Playa del Sombrerico

Playas alrededor de Mojácar

Siguiendo dirección Carboneras y nada más adentrarse en el pueblo de Sopalmo, encontramos una señal que discurre por la Rambla de la Granatilla y nos lleva inclusive una reducida costa, la Playa de Las Granatillas, de 250 metros de distancia en un territorio completamente natural y absolutamente apartada. Desde acá, trepando un poco por las rompientes, podemos alcanzar a otras reducidas y tranquilas bahías. Otra de las orillas más tranquilas, virginales y naturales de la extensión es la Playa del Algarrobico. Se encuentra a 19 kilómetros de Mojácar por la N-341 y a cuatro kilómetros al norte de Carboneras, justo posteriormente de pasar un pequeño muelle de arboleda con masa de sinuosidades y preciosas panorámicas. Se encuentra enclavado en el interior del Parque Natural Cabo de Gata-nijar, el río Alías desemboca al final de esta costa.

Una marcha que no debemos renunciar a ejecutar desde Mojácar, es acercarnos a la Playa de los Muertos, perteneciente al término territorial de Carboneras.

playa de los muertos

La Playa de los Muertos es una de las costas más bonitas de la orilla almeriense, está acoplada en un paradero completamente natural sin ningún tipo de estructura.

Para entrar a ella hay que hacerlo caminando por un empinado paso de arenilla y granizadas que forma algunas escalinatas. Tiene una distancia de poco más de un kilómetro y guisa una auténtica línea recta. La costa no es de arena, está en formación por cortas losas que disminuyen de volumen según nos acercamos al agua.

Este zócalo de estrechas losas es lo que hace que este agua que sea absolutamente cristalina, especialmente en recorridos de mar en calma.
Con ventarrones fuertes de naciente es una orilla poco arriesgada porque se hace difícil salir al ser una costa que al instante se hace profunda.

¿Quieres pescar cerca de Almería?